miércoles, 14 de marzo de 2012

Mi tiempo

Ahora yazco entre flores,
tumbado mirando el cielo
con una brisa que las mueve
danzando cual llamas de fuego.

Hoy ya no siento dolores,
ni la pobreza de dinero,
ni de ropas u otros bienes,
que ni albergo ni los quiero.

Ya no me sirven los relojes
porque atemporal me siento.
La felicidad no responde
a épocas ni a objetos.

Con tener justo los víveres,
y de amor el que ya tengo.
Tengo suficientes enseres
para aprovechar mi tiempo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada